Los tres «lustros prodigiosos» pasan factura
Revista El Siglo
22/12/2008